martes, 1 de diciembre de 2015

AULA ABIERTA: ¡UMMM, QUÉ RICO!

Esta semana se presenta sabrosa. ¿Por qué? Pues muy fácil, porque uno de nuestros amigos ha invitado a un equipo fabuloso para trabajar con nosotros el sentido del GUSTO.  


Así, una vez presentados Felipe (padre de nuestro compi) y Quique (compañero de trabajo) comenzamos nuestro recorrido por el delicioso mundo de los sabores. Para ello, nuestro paladar estuvo trabajando, deleitándose y disfrutando cada instante.


Colocada la cocina improvisada, nuestro equipo de expertos nos invitó a elaborar entre todos un BRAZO GITANO. EL proceso fue el siguiente:

1. Hacer el bizcocho. Esta vez, nos lo trajeron hecho.



2. Cortar frutas con cuchillos de diferentes tamaños (piña, kiwi y melocotón).
   Este paso debe hacerse siempre con la compañía de un adulto y con muchísimo cuidado. ¡Qué mayores e importantes!



3. Echamos y untamos nata sobre el bizcocho.
4. Ponemos los trozos de fruta encima del bizcocho.


5. Finalmente, enrollamos el bizcocho. Sencillamente mágico y asombroso. ¡Qué artista!

             video

Después, vimos cómo se hace el CARAMELO de los FLANES. Se necesita un poco de AZÚCAR y un SOPLETE.  Nos hemos quedado boquiabiertos. ¡Qué de utensilios manejan en las cocinas!


 Luego, llegó el momento de probar. La primera ocasión que hemos tenido ha sido muy especial, con ayuda de un SIFÓN, nos han dado para probar  a todos una espuma de FRUTA de la PASIÓN. Las reacciones han sido muy diversas. Lo mejor, la textura combinada con el sabor. ¿Será que los sentidos están relacionados?



En segundo lugar, Felipe y Quique se armaron de paciencia y nos propusieron un juego entretenidísimo. Nos taparon los ojos y a cada uno nos dieron para probar diferentes productos. Por un lado, tratamos de adivinar qué era lo que comíamos; por otro, tratamos de identificar el sabor: DULCE, SALADO, AMARGO, ÁCIDO. Esta segunda parte nos ha costado mucho y necesitamos todos trabajarlo un poco más en el cole y en casa. El mundo de los sabores...es muy complejo.


Finalmente y por si fuera poco, nuestro compi, Felipe y Quique nos han traído un regalo del restaurante en que trabaja nuestro equipo favorito, el restaurante CHIQUI de Santander. Nos han invitado a hacerles una visita si vamos alguna vez a comer. Por nuestra parte, sólo nos queda decir:


¡MUCHAS GRACIAS POR VENIR!

Y, lo que Quique y Felipe se perdieron es lo que pasó después del recreo pero como una imagen vale más que mil palabras...



 ¡UMMM, DELICIOSO!



No hay comentarios: