sábado, 4 de marzo de 2017

PARQUE DE LA NATURALEZA CABÁRCENO

El pasado miércoles llevamos a cabo una inolvidable salida al parque de la naturaleza de Cabárceno. Hoy sólo queremos compartir con vosotros un poco de todo lo vivido. Comenzamos ofreciéndoos un poco de historia sobre el parque:


Además, antes de adentrarnos en el parque, os dejamos el plano del mismo que nos sirvió de guía para realizar el apasionante recorrido en el que pudimos ver en vivo y en directo todo lo trabajado en la unidad anterior.



Por si fuera poco y para ir bien preparados, nuestros alumnos de prácticas nos obsequiaron con un cuaderno de trabajo de campo en el que probar, entre todos, los conocimientos sólidos que poseemos y que somos capaces de transferir a otros contextos.



Y, por fin, nuestra salida. Unas humildes imágenes con las que ilustraros todo lo vivido.

Comenzamos nuestra andanza por el parque, acercándonos a unos animales acuáticos entrañables:


  
 
  

 Después, nos encontramos con unos animales lentos y de avanzada edad, unos reptiles asombrosos.


  

 Y seguimos en el reino de los reptiles visitando el reptilario de Cabárceno y descubriendo especies muy venenosas y con unas escamas de lo más variopintas.


  
  
  

Y como ya nos vinimos arriba, llenos de valor nos fuimos a buscar a unos carnívoros ávidos de probar una buena presa.


  
  

Más tarde, se nos enterneció el corazón con estos preciosos gorilas, cuyo pelo negro parecía tan suave que nos daban ganas de tocarles.


  

Siguiendo camino y con ganas de almorzar, hicimos una paradita en el recinto de los hipopótamos pero como los muy zánganos estaban tomando el sol, nos tuvimos que contentar con la visita de un herbívora rayada muy simpática.

  
  
  

Y, repuesta la energía, fuimos a buscar más animales. Y así dimos con unos herbívoros con cueyo súper largo, unas aves enormes que pro su tamaño no son capaces de volar pero sí de picar con su pico y ¡qué plumas!, por último, hasta trece ejemplares de unos omnívoros con una gran mata de pelo cubriendo su cuerpo que jugaban al despiste.


  
  
  
   
  
 

  
  

Como aún no nos queríamos marchar, fuimos a buscar a los animales más enormes del Parque que también  jugaban al despiste.


  
 

Terminamos la visita con unos animales fortísimos, que nos han dejado fascinados y con muchas ganas de volver y seguir descubriendo los tesoros que Cabárceno guarda con cuidado y cariño en su majestuoso terreno.


  
   


Sin duda, ha sido un lujo de salida, una suerte contar con este tesoro en nuestra comunidad y haber disfrutado de él como lo hemos hecho. Muchas gracias a todos por hacerlo posible.

No hay comentarios: